Gracias por visitar La mira de de Martha Alles, un espacio donde me contacto directamente con mis clientes, lectores, colegas y seguidores.

Pueden volver cada semana para ver contenido nuevo.

¡Los espero!

©2017 BY LA MIRADA DE MARTHA ALLES. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM

Bodas de Oro - Contadora

Buenos Aires, Octubre 2019

I have a dream. Tengo un sueño, vivo un sueño… 

De niña, pequeña, vivíamos con mi familia en Esquina, una ciudad muy chica del sur de la provincia de Corrientes (Argentina), antes de que existiera el túnel Subfluvial, por lo cual, la Mesopotamia en su conjunto estaba casi aislada del resto del país y, por decirlo de algún modo, aislada del mundo…. 

Y tenía un sueño… quería ser Ingeniera, construir caminos y puentes… 

Un poco más grande y aún en Esquina, mi sueño era estudiar en la escuela comercial. Pero la más cercana quedaba en Goya, a más de 100 km. ¿Imposible?

En Esquina, en una de las Escuelas Normales que fundara Sarmiento, se podía estudiar magisterio, es decir, prepararse para ser maestra. Allí cursé mis primeros años del colegio secundario.

Poco después, cuando tenía 15 años, luego de fallecer mi padre, por circunstancias de la vida, mi familia se trasladó a Buenos Aires; con más opciones disponibles, pude cambiar de carrera. Finalmente, me recibí de Perito Mercantil a los 17. Una de mis profesoras de aquel entonces, estudiaba para ser contadora, en la Facultad de Ciencias Económicas. Trabajaba, viajaba sola. Desde mi mirada juvenil, era una mujer libre…

 

Hace 50 años

Hace 50 años finalicé mis estudios de Contadora Pública Nacional, en la Universidad de Buenos Aires. El 17 de octubre último, en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se realizó una emotiva ceremonia en la cual se entregaron plaquetas recordatorias, a un grupo de profesionales que cumplíamos las Bodas de oro con la profesión. La plaqueta me fue entregada por la Presidente del Consejo Profesional, Gabriela V. Russo. 

I have a dream. Tengo un sueño, vivo un sueño… 

No construí puentes ni caminos físicos. Sin embargo, a través de mi trabajo, construí puentes y caminos con la gente, personas de otros países, de otras culturas... En especial, conectándome con el mundo hispanoparlante y fui y soy, una mujer libre. 

Caminos. Puentes. Libertad. Así fui construyendo una vida.