• Martha Alles

TODOS NOSOTROS HOY Y MAÑANA

A partir de una relectura de los clásicos, escribí varias notas para reflexionar sobre las virtudes, desde distintos ángulos. En las páginas 3704 y 3705 del Diccionario de Filosofía, en 4 tomos, de J. Ferrater Mora, se puede leer que Platón, en uno de sus diálogos, presentó cuatro virtudes consideradas cardinales o principales: Prudencia, Templanza, Fortaleza, Justicia.

Fui asociando cada una de las virtudes a una mirada. En LIDERES HOY vinculé el liderazgo con la Prudencia, guiada quizá por el mismo Platón, dicho esto con mi mayor respeto. De su mano, conecté la virtud Justicia con rol de los que tienen personas a su cargo, de diferentes niveles, en la nota JEFES HOY.

Dice Ferrater Mora, “ninguna de las virtudes indicadas es específica, en el sentido de aplicarse sólo a una determinada actividad humana. Por otro lado, no parece que se pueda practicar ninguna de las virtudes mencionadas sin el auxilio o, cuando menos, la concurrencia de las otras; se ha hablado con frecuencia de “la unidad de las cuatro virtudes platónicas”. Sin embargo, una virtud como la prudencia tiene un cierto predominio sobre otras, en tanto por lo menos que es la virtud indispensable para un gobernante.

Un poco más adelante dice “parece asimismo que la justicia desempeña un papel capital en tanto que representa la armonía. En este último caso, la justicia es la conjunción de las virtudes”.

En COLABORADORES HOY, pensé que todas las personas incluidas en el término “colaborador”, es decir, la mayoría de las mencionados en párrafos previos, deberían evidenciar la virtud Fortaleza. En este caso, el término hace referencia al coraje moral. La referencia, en este caso, a fortaleza no implica alardes de fuerza física o de otro tipo; por el contrario, se relaciona con valores como la prudencia y la sensatez para optar por la posición intermedia, en distintas circunstancias.


Si bien en todas las notas anteriores utilicé para el título solo la palabra “hoy”, para esta reflexión de carácter general que nos incluye a todos agregué “mañana” con el propósito de introducir el concepto de futuro, a corto, mediano y largo plazo.

Todos nosotros, las personas en general, podremos sentirnos identificados con los roles de líderes, jefes, colaboradores; con los tres al mismo tiempo; también podríamos no sentirnos incluidos en ninguno de los tres roles mencionados o bien, no integrar una estructura formal o, por la razón que fuese, no trabajar. En cualquier circunstancia, como personas y ciudadanos, nos relacionamos con la virtud Templanza.

En la obra mencionada, en las páginas 3464 y 3465, se hace referencia a la templanza y al temple. “El temple de ánimo equivale al estado afectivo o emotivo por el cual un individuo se siente de una forma determinada frente a sí mismo y frente al mundo. Aunque el temple de ánimo se altera con frecuencia, pueden existir determinadas disposiciones fisiológicas, psicológicas o espirituales por las cuales tenga lugar una cierta constancia de un temple de ánimo y, con ello, una modificación de la forma individual de la concepción del mundo”.

Al igual que se dijo en las notas sobre líderes, jefes y colaboradores, para ocupar todo tipo de puestos, se requiere poseer ciertos conocimientos, competencias y experiencia. También, como en los casos anteriores, algunas virtudes.

Como mencionamos en las notas relacionadas, las virtudes, como las competencias y valores, se podrán observar en el comportamiento de todas las personas, independiente de los puestos que se ocupen, nivel y tipo de organización o gobierno.

El concepto temple implica evidenciar la capacidad para obrar con serenidad y dominio tanto de sí mismo como en relación con las actividades a su cargo. Implica, de algún modo, afrontar de manera serena las dificultades, riesgos o acontecimientos negativos. En resumen, seguir adelante en medio de circunstancias adversas.

No todos evidenciamos este comportamiento; al menos, no siempre. Sin embargo, la mayoría de nosotros quisiéramos que así suceda, en todo momento.

Llevando el tema a nuestra especialidad y como ya se ha manifestado en otras ocasiones, hemos considerado las referencias mencionadas, junto con otras, como una fuente fundamental sobre la cual se han incorporado las virtudes a los modelos de competencias en los últimos veinte años. Es decir, transformando estos conceptos en competencias para que estos principios puedan ser operacionalizados y llevados a la práctica organizacional cotidiana.

Sobre la base de los libros denominados “La trilogía”, para personas que se desempeñen en el ámbito organizacional, en distintos niveles jerárquicos, se esperaría que…

  • Apliquen en su sector las directivas recibidas aun en tiempos difíciles, obrando con serenidad y dominio tanto de sí mismo como en relación con las responsabilidades a su cargo; llevando adelante su sector en circunstancias adversas, con la determinación de “resistir las tempestades y llegar a buen puerto”.

  • Afronten de manera enérgica y al mismo tiempo serena las dificultades y los riesgos; dirigiendo el sector a su cargo bajo esas circunstancias, explicando a sus colaboradores problemas, fracasos o acontecimientos negativos.

  • Dirijan su sector aplicando principios de templanza (actuar con moderación y sobriedad, y afrontar las dificultades y riesgos con fortaleza enérgica y serenidad), alentando a sus colaboradores a obrar del mismo modo, ofreciendo su entrenamiento experto a quienes lo requieren.

Para todas las personas, independientemente de su labor, se desempeñen en un trabajo formal o no, se esperaría que…

  • Realicen sus tareas habituales aun en tiempos difíciles, obrando con serenidad y dominio tanto de sí mismo como en relación con las responsabilidades a su cargo.

  • Afronten de manera enérgica y serena las dificultades, explicando a otros problemas, fracasos o acontecimientos negativos.

  • Apliquen en la vida cotidiana principios de templanza (actuar con moderación y sobriedad, y afrontar las dificultades y riesgos con fortaleza enérgica y serenidad), ofreciendo su entrenamiento experto a otros que lo requieren.


A modo de síntesis, para todas las personas, reflexionar al respecto será siempre una buena idea.

DEFINICIÓN DE LA COMPETENCIA TEMPLE

Capacidad para obrar con serenidad y dominio tanto de sí mismo como en relación con las actividades a su cargo. Capacidad para afrontar de manera enérgica y al mismo tiempo serena las dificultades y los riesgos y explicar a otros problemas, fracasos o acontecimientos negativos. Implica seguir adelante en medio de circunstancias adversas, resistir tempestades y llegar a buen puerto.


Una competencia se abre en grados o niveles. La apertura en grados de esta competencia la encontrará en la obra Diccionario de competencias. La trilogía. Tomo 1.

Asimismo, para cada competencia que conforma un modelo de competencias deben elaborarse ejemplos de comportamientos observables siguiendo la misma apertura en grados o niveles utilizada en el diseño del diccionario de competencias. Ejemplos de comportamientos en relación con esta competencia los encontrará en la obra Diccionario de comportamientos. La trilogía. Tomo 2.

Por último, para todas las competencias del modelo, y con vistas a facilitar la evaluación de una persona respecto de cada competencia en particular, se sugiere la preparación de preguntas. Ejemplos de preguntas en relación con esta competencia podrá encontrar en la obra Diccionario de preguntas. La trilogía. Tomo 3.

NOTAS RELACIONADAS


LÍDERES HOY

JEFES HOY

COLABORADORES HOY

76 vistas

Gracias por visitar La mira de de Martha Alles, un espacio donde me contacto directamente con mis clientes, lectores, colegas y seguidores.

Pueden volver cada semana para ver contenido nuevo.

¡Los espero!

©2017 BY LA MIRADA DE MARTHA ALLES. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM