Gracias por visitar La mira de de Martha Alles, un espacio donde me contacto directamente con mis clientes, lectores, colegas y seguidores.

Pueden volver cada semana para ver contenido nuevo.

¡Los espero!

©2017 BY LA MIRADA DE MARTHA ALLES. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM

  • Martha Alles

No Aprendizaje


No aprendemos porque… no podemos… no queremos… no…

En el aprendizaje de adultos, por ejemplo en el ámbito organizacional, con frecuencia, los directivos manifiestan su preocupación por el resultado no positivo de acciones de formación y preguntan ¿por qué los adultos no aprenden o aprenden menos? Las causales que se esgrimen son diversas. Veamos cómo se produce, habitualmente, el “no aprendizaje”.

En una actividad de formación, con frecuencia, a medida que se van desarrollando los distintos temas, los participantes realizan un cotejo constante entre aquello que ya saben y/o cómo la organización lleva a cabo tal procedimiento, etc., con conceptos expuestos sean estos total o parcialmente nuevos. Es decir, de algún modo, “pierden el hilo”, se distraen, y la comprensión de lo allí expuesto no se produce y/o se realiza parcialmente; en consecuencia, el aprendizaje no se verifica.

La comparación mencionada debe realizarse, en otro momento, una vez finalizada la actividad de formación y/o en un intervalo.

Lo hasta aquí expuesto, también podría aplicarse, por extensión, a la lectura de un libro.

Imaginemos un esquema como el siguiente.

  1. Una persona, en una actividad de formación y/o durante la lectura de un libro, se enfrenta a un concepto nuevo, a un aspecto diferente sobre alguna materia en particular, etc.

  2. Luego, la persona que recibe la formación (lee un libro, etc.) compara ese nuevo concepto con conocimientos que ya posee, con experiencias pasadas, etc.

  3. En este paso la persona toma una decisión: prefiere lo conocido (con anterioridad a tomar contacto con el nuevo concepto), por la razón que fuere: es más cómodo, requiere menor esfuerzo, la persona tiene resistencia natural al cambio, etc.

Muchas personas prefieren no cambiar porque aplicar lo ya conocido es más cómodo, prefieren la rutina ya incorporada, tienen “miedo” a equivocarse si cambian, etc.

  1. La consecuencia del paso C es que la persona no utiliza el nuevo concepto, por lo que este no se pone en práctica.

  2. No se produce el aprendizaje.

En ocasiones, el aprendizaje no se verifica porque se contrapone con creencias. La persona “cree” que algo es mejor sin fundamento profesional o técnico alguno. Por ejemplo, creen que algo es bueno porque es el método de trabajo que utiliza la empresa XX, que es una multinacional reconocida o creen que algo es bueno porque su mejor amigo está muy contento con el método YY, o por cualquier otra razón, sin analizar si esto es efectivamente cierto o no.

Lamentablemente, las creencias no permiten el aprendizaje, operan como una barrera invisible que no se puede traspasar con una explicación, por más detallada que esta sea, sobre el nuevo conocimiento.

En la descripción realizada del “no aprendizaje” no se incluye la situación por la cual una persona, habiendo realmente aprendido un nuevo tema, al compararlo con el conocimiento preexistente llega a la conclusión de que el previo es mejor, más adecuado a sus circunstancias, etc. No estamos proponiendo la idea de que todo concepto nuevo es mejor, ni nada parecido. Solo se está explicando por qué los adultos no aprenden, en especial, en el ámbito de las organizaciones, donde muchas veces el aprendizaje no se realiza por propia voluntad de la persona sino a partir de una sugerencia de la organización a la cual pertenece el sujeto que recibe la formación.

Usualmente, al inicio de las actividades, en nuestra firma, les decimos a los participantes: dejen afuera por un momento los conocimientos que ya poseen, para permitirse comprender las nuevas teorías; una vez que las comprendieron, recién entonces realicen la comparación con los conocimientos preexistentes.

El no aprendizaje no es producto ni de una menor inteligencia ni de dificultad alguna, ni producto de limitaciones personales. Estas situaciones no fueron incluidas en el análisis realizado. Simplemente, se trata de personas que, aún con la capacidad para aprender, no lo hacen.

Próximo post: Aprendizaje inteligente.