• Martha Alles

Las denominaciones 2.0, 3.0, 4.0 ¿ayudan a comprender o confunden al lector?


En varias de mis obras me he referido a la Web 2.0 y adoptado -por ejemplo- la denominación Reclutamiento 2.0 para hacer referencia a aquel reclutamiento que se realiza utilizando las posibilidades de la Web 2.0.

Web 2.0. La expresión “Web 2.0” hace referencia a una segunda generación de Web basada en comunidades de usuarios y una gama especial de servicios web, como redes sociales, blogs, microblogs, wikis, entre otras, que fomentan la colaboración y el intercambio ágil de información entre los usuarios. Fuente: Diccionario de términos de Recursos Humanos. Ediciones Granica, 2011

Hasta aquí, desde mi perspectiva de los Recursos Humanos, comprendí que estas denominaciones aportaban claridad a los procedimientos de trabajo, tanto de los especialistas como de los demás usuarios interesados en la Gestión de Personas.

Luego, se hicieron populares otras denominaciones, con similar referencia numérica, aplicadas a otras situaciones, por ejemplo, Industria 4.0. Concepto que si bien involucra a la tecnología no se correlaciona de manera directa con la definición anterior.

Industria 4.0. El concepto, también referenciado como Industria inteligente (Smart Factories) o ciberindustria, representa una nueva manera de organizar los medios de producción. Aún no es una realidad ya consolidada y experimentada, sino un nuevo hito en el desarrollo industrial que podría marcar importantes cambios sociales en los próximos años, haciendo un uso intensivo de Internet y de las tecnologías de punta, con el fin primordial de desarrollar plantas industriales y generadores de energía más inteligentes y más respetuosos con el medio ambiente, y con cadenas de producción mucho mejor comunicadas entre sí y con los mercados de oferta y demanda.

Como un derivado de este último concepto, he visto -en algunos países hispanoparlantes- la referencia a ciertos procedimientos de Recursos Humanos seguidos de la tipificación “4.0”.

¿De qué se trata? Le he visto por lo menos dos significados. Los que simplemente utilizan el “4.0” (también el 3.0) para indicar que ofrecen un servicio superador del 2.0. En este caso, resulta absolutamente engañoso para el ocasional lector. En las antípodas, otros que, al utilizar esta calificación, desean indicar que el servicio que prestan, por ejemplo, Selección, se relaciona con la Industria 4.0.

¿Cuál debería y/o podría ser un enfoque de RRHH, en relación con la Industria 4.0? Por ejemplo, definir las competencias para desenvolverse en ese contexto futuro. Una vez definidas estas competencias y sus respectivos comportamientos asociados, será posible realizar evaluaciones, como la entrevista por competencias (en base a dichas competencias y comportamientos).

En resumen, por un lado, se presenta la temática RRHH “4.0” y/o Selección “4.0” como algo nuevo. Sin embargo, para su realización proponen el uso de tecnología, tales como las redes sociales (Web 2.0) y test on line de diferente tipo (Web 1.0). En estos casos se trata de una publicidad engañosa y/o mal intencionada.

Por el contrario, RRHH 4.0, Entrevista 4.0, Reclutamiento 4.0 son denominaciones que se focalizan en una visión de los requisitos necesarios para desempeñarse en un mundo futuro. En este caso, la utilización del “4.0” se relaciona con un concepto -muy interesante- “Industria 4.0”, expuesto más arriba. Es decir, una mirada de cara al futuro, una proyección, una idea de cómo será la industria en el siglo XXI, hoy solo a nivel experimental y/o con pocos casos concretos en los cuales se esté aplicando. Una tendencia que nos marca hacia dónde vamos, realidad a la cual nos estamos acercando cada día más.

¿Por qué escribir este post? Quizá algunas personas todavía no se vieron enfrentadas a esta cuestión. Quizá otros se sintieron confundidos y/o sorprendidos por esta proliferación de números calificando evoluciones reales y supuestas de nuestra especialidad.

Ambos conceptos, Web 2.0 e Industria 4.0 son interesantes e ilustrativos de la realidad actual y futura. Me pregunto, a la luz de los diferentes usos de estos términos, si cualquier publicación que se realice al respecto no debiera incluir una explicación clara al lector para, desde un inicio, no generar dudas. Y, algo más preocupante aún, no utilizarlos engañosamente dando una idea de avances no plasmados en la realidad. No aún.

Próximo post. De cara al 2030, al 2040… ¿Qué competencias serán necesarias?


0 vistas

Gracias por visitar La mira de de Martha Alles, un espacio donde me contacto directamente con mis clientes, lectores, colegas y seguidores.

Pueden volver cada semana para ver contenido nuevo.

¡Los espero!

©2017 BY LA MIRADA DE MARTHA ALLES. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM