top of page
  • Foto del escritorMartha Alles

El futuro está presente en el hoy


No sé si a usted le pasa, a mí sí y bastante seguido. Pararme frente a mis libros, dar un paso atrás, verlos con una cierta perspectiva y, por alguna razón, casi misteriosa, tomar alguno en mis manos. Abrirlo. Releer algunas páginas. En ese “releer” suelo mirar las primeras y las últimas…

En ocasiones, además, rememoro circunstancias y momentos…

Por ejemplo: en relación con libros relacionados con mi actividad profesional, recordar que leí ese libro para hacer tal o cual trabajo, que formó parte de una investigación y/o una fuente para la preparación de un manuscrito, etc.

Algo similar me pasa con otras temáticas, me retrotraen a un viaje, una visita a un museo, un encuentro, un obsequio, algún recuerdo casi siempre interesante y enriquecedor.

Días pasados, mi vista se posó en varios libros de Peter Drucker, juntos, en un estante, como haciéndose compañía... Les comparto unas frases que me llamaron la atención, como les decía, hace unos pocos días.

En el prefacio del libro Nuevas Realidades*, fechado por el autor “en el Domingo de Pascua de 1989”, casi en sus palabras finales, dice

Este libro no fija su atención en qué hacer mañana. Sino en qué hacer hoy, teniendo en cuenta el mañana, Con estas limitaciones autoimpuestas, intenta preparar una agenda.

En el Prólogo de la misma obra, firmado por Francisco Javier Palom Izquierdo, en relación con el libro en cuestión dice:

Podría decirse que es un libro actual, que toma como actualidad el futuro. O mejor, que el futuro está ya en el hoy.

Han pasado muchos años desde que esas frases fueron escritas y siguen siendo tan actuales.

Dejando por un momento a Drucker, muchas veces se ha dicho que, cualquier “predicción” del futuro, se realiza en función de la información disponible hoy, quizá incluso, alguna información del pasado reciente. Las personas que realizan dichas “predicciones” no poseen el poder de “ver” el futuro, solo llegan a conclusiones más o menos acertadas, en base a un proceso analítico deductivo.

Retomando la frase inicial, me pareció muy interesante la idea de hacer algo “hoy” pensando en el “mañana”.

Sin pretender complejizar la idea, el mañana, el futuro próximo o a mediano plazo, será consecuencia del proceso analítico deductivo ya referido. También podrá ser aspiracional. No obstante, la idea que deseo resaltar es que tenemos que hacer algo “hoy”, y ese algo podrá ser, por ejemplo, desarrollar sus competencias.

Para definir qué competencias desarrollar, se deberá primero tener en claro cuál es el mañana que se deberá enfrentar, cuáles son las metas que se deseen alcanzar.

Llegado este punto el lector podrá pensar que es muy difícil, quizá imposible, en un contexto sumamente cambiante, en casi todos los aspectos, tener en claro aquello que se espera y/o desea alcanzar. Frente a este escenario y pensando en no dejar pasar el momento para entrar en acción, una posibilidad será fortalecer sus fortalezas y, adicionalmente, elegir algunas pocas competencias que sienta son afines a una eventual carrera futura. De este modo, comenzará a mejorar sus capacidades, especialmente sus competencias, casi siguiendo al pie de la letra la frase inicial:

Hacer algo hoy pensando en el mañana.


*Drucker, Peter, Las nuevas realidades. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1995

165 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page