• Martha Alles

Los hobbies y el desarrollo. Cuando sí, cuando no.


Las actividades que se realizan durante el tiempo libre podrán ser de diversa índole. En esta nota voy a tomar el tejido como eje, cuando este es un hobby, no una actividad laboral.

Las reflexiones podrán ser aplicadas a muchas otras.

Los invito a jugar en vuestras mentes imágenes de “personas tejiendo”, ya sea al crochet o a dos agujas Quizá la primera imagen asociada sea alguna persona mayor de la familia, una abuela o tía. Sin embargo, si realiza la misma búsqueda entre las imágenes de Google, en la mayoría de dichas imágenes verá personas jóvenes, mujeres y varones. Si realiza la búsqueda en YouTube, por ejemplo, de un instructivo para realizar un determinado punto o prenda, encontrará muchos impartidos por varones. Si presta atención detallada sobre las nacionalidades, encontrará expertos de países remotos y cercanos, en todos los idiomas ¿Por qué realizo esta referencia? Para poner en contexto el ejemplo que voy a utilizar.

Vayamos al plano individual. Frente a una actividad, por ejemplo, tejer a dos agujas, se pueden tomar distintos caminos.

Con una mirada dicotómica, podría señalar dos posibles: utilizar conocimientos preexistentes y aplicarlos o a partir de los conocimientos disponibles incorporar nuevos.

La repetición de una tarea no implica desarrollo ni crecimiento ni aprendizaje. Esta repetición, tanto en el ámbito laboral como en cualquier otro, ya sea al tejer, al cocinar, etc., es solo eso, repetición. Por este camino no se alcanza el desarrollo.

En el Diccionario de términos de Recursos Humanos, podemos encontrar dos palabras que nos ayudarán a comprender mejor esta cuestión.

Extensión. Acción por la cual se le asigna a un colaborador una mayor carga de tareas.

Implica mayor cantidad de tareas y/o responsabilidades similares a las que ya se realizan. Es un concepto opuesto al de enriquecimiento / expansión.

Enriquecimiento / Expansión. Acción por la cual se le asignan a un colaborador tareas que agregan valor a su puesto de trabajo.

El término “enriquecimiento” en relación con un puesto de trabajo implica el incremento en la profundidad de las tareas, en su calidad y en el nivel de responsabilidad adjudicado. Por el contrario, no implica mayor cantidad de tareas iguales a las anteriores.

Implica agregar valor a la tarea realizada. En la mayoría de los casos el enriquecimiento en las tareas aumenta la satisfacción laboral.

Retomando la temática principal y el ejemplo utilizado, al tejer, se podrá encontrar frente a una oportunidad de aplicar y desarrollar un conjunto de competencias.

En el tejido a dos agujas, se deben diferenciar dos aspectos principales: por un lado, el punto utilizado, combinación de colores y demás detalles del diseño y, por otro, las medidas. Estas últimas tendrán que ver, a su vez, con otros subaspectos, el estilo deseado, la posible utilización de la prenda, etc. En el tejido a crochet también se presentan estas circunstancias, pero en el primero de los mencionados, subsanar aspectos de tamaño implica, en la mayoría de los casos, deshacer el camino transitado.

Como decíamos, siempre se puede optar por repetir lo conocido o descubrir nuevas aplicaciones. En la actualidad, una proliferación de tejedores artesanales jóvenes, marcan tendencias globales. Las redes sociales los conectan al instante, sin reconocer fronteras.

¿Qué se puede aprender y desarrollar a través del tejido?

Realizar manualidades, en este caso, tejer, desarrolla varias competencias, comenzando por la Capacidad de aprendizaje. Aprender nuevos puntos y técnicas para hacer las cosas, nuevas aplicaciones. Para ello hay disponibles desde actividades de formación hasta innumerables vídeos en YouTube. Solo hay que identificar la “palabra clave” para encontrar lo deseado.

Un mundo de color espera a los tejedores, esto implicará el desarrollo de la Capacidad de innovación y creatividad para animarse a las nuevas combinaciones junto con la Capacidad para administrar recursos. Por ejemplo: Con esta cantidad de materiales (hilo / yarn) junto con aquel otro, quizá excedentes del proyecto anterior, llevar a cabo uno nuevo.


Para todo lo anterior, podemos sumar la competencia Capacidad de planificación y organización, cuando se deben llevar a cabo varios proyectos, coordinar plazos y tiempos.


Como les decía, las nuevas tendencias están a la orden del día, esto implicará, además, Calidad y mejora continua.


Y para cerrar y no aburrirlos. Si el proyecto es para algún miembro de la familia, un amigo o amiga, no habrá que dejar de lado pensar en los gustos y preferencias del receptor (Competencia Orientación al cliente interno y externo).


El lector podrá pensar ¿Todas estas competencias se ponen en juego al tejer? Como una suerte de “double check”, antes de sentarme a escribir, visité varias cuentas de IG de tejedores y expertos conocidos, prestando especial atención a los comentarios y preguntas, al “dialogo entre “tejedores” y palabras más, palabras menos, las conversaciones discurrían sobre estos temas y otros similares.



37 visualizaciones0 comentarios