• Martha Alles

Influencers de otra época


¿Desde cuándo las mujeres usan pantalones para ir a trabajar? Las jóvenes podrán pensar que desde siempre...

Días pasados leía un libro muy interesante, Mad Women donde Jane Mass, la autora, comenta una anécdota personal, en la ciudad de Nueva York. A continuación incluiré la cita. Dicha referencia me hizo recordar una anécdota personal sobre el mismo tema.

En la época que al mismo tiempo se usaba el traje masculino y comenzaba la minifalda, que luego sería furor, veamos la experiencia de Jane Mass, quién dice “yo fui la primera mujer de Ogilvy que llevó pantalones en la oficina. Corría el año 1965 y causé un gran revuelo”. Adicionalmente cuenta que “una noche me los puse para ir a cenar al “21” con mi esposo. Eran muy estrictos respecto de la vestimenta. Me negaron la entrada educadamente pero con firmeza”.

Continua luego Mass: “Cuando ya éramos muchas las mujeres que nos poníamos pantalones para ir a la oficina, David Ogilvy redactó un severo comunicado prohibiéndolo expresamente. Ni siquiera se nos permitían llevar faldas pantalón”. Luego, una alta ejecutiva de la firma lo convención de lo contrario.

En 1973, ya había nacido mi primer hijo y me desempeñaba en una posición de cierta jerarquía en Compañía Química, empresa en aquel entonces perteneciente al grupo Bunge & Born, uno de los más importantes de la Argentina de aquellos años.

Por aquel entonces, tampoco era pensable vestir pantalones para asistir a las clases en la universidad, a pesar que en invierno la mayoría de las aulas no contaban con calefacción. Las cosas eran así. Usos y costumbres de la época.

Continuando con la anécdota, en la empresa trabajábamos solo 2 mujeres profesionales sobre un total de más de 1500 colaboradores, ambas habíamos ingresado unos tres años antes y la empresa no tenía definidas políticas al respecto. Por lo cual y cómo una concesión "de hecho”, podíamos asistir a trabajar sin el guardapolvo celeste, que usaban todas las demás mujeres, a modo de uniforme. Los varones, por cierto, no usaban uniforme y, usualmente vestían traje o ambo, camisa y corbata, pero no uniforme.

Un día, a mediados del '73 decidí ir a trabajar con un conjunto de chaqueta y pantalón, a la moda del momento, evidenciando por un lado una actitud juvenil rebelde mezclada, por cierto, con un poco de inconciencia, que también podemos relacionar con los pocos años de edad.

La conmoción fue total. Por un lado, se "quejaron" las otras mujeres, que debían vestir guardapolvo con falda debajo y, por otro, al gerente del área, mi jefe, lo convocaron a una reunión, con el gerente general y otros gerentes, para resolver la situación.

Se me solicitó rever mi postura, es decir, no usar pantalones. Por mi parte, hice una bien fundada defensa de tal circunstancia, y seguí usando pantalones.

Después de un largo ir y venir, la empresa publicó un memorándum interno dirigido "a todo el personal" en el cual se informaba que las mujeres, si así lo deseaban, podían vestir pantalones, debajo de sus guardapolvos.

"Muchacha, has recorrido un largo camino" era el slogan, por esos años, de una famosa marca de cigarrillos destinados a mujeres, y sí, hemos recorrido un largo camino.

Libros relacionados: La entrevista exitosa. Edición Bolsillo. - Mitos y verdades en la búsqueda laboral.


0 vistas

Gracias por visitar La mira de de Martha Alles, un espacio donde me contacto directamente con mis clientes, lectores, colegas y seguidores.

Pueden volver cada semana para ver contenido nuevo.

¡Los espero!

©2017 BY LA MIRADA DE MARTHA ALLES. PROUDLY CREATED WITH WIX.COM