top of page
  • Foto del escritorMartha Alles

Cómo guiar a un joven líder en su desarrollo


Las tendencias se mezclan

Las organizaciones, con frecuencia, cuentan con un programa de desarrollo denominado “Plan de jóvenes profesionales”, también conocido por sus iniciales “JP”. Se trata de un programa organizacional para el desarrollo de personas recientemente egresadas de la universidad.

Uno de los aspectos clave de dichos programas es la selección de sus participantes. Será necesario un proceso de selección efectivo, realizando una exhaustiva medición de las competencias de los candidatos. 

A su vez, el programa requiere del diseño de un esquema teórico sobre cuál sería el crecimiento esperado de un JP en un lapso definido, usualmente uno o dos años. Para ello se establecen los diferenciales deseados tanto en conocimientos como en competencias y las acciones concretas a realizar para alcanzarlos, conformando de este modo los pasos a seguir por todos los participantes del programa.

Los programas, como decíamos en el párrafo previo, definen acciones concretas de formación y desarrollo de competencias. En este punto deseo compartir otra cuestión esencial para alcanzar el objetivo propuesto, es decir, contar con una cantera de líderes listos para ocupar niveles gerenciales en la organización. 

Los jóvenes, durante el período mencionado -uno o dos años- son asignados a diferentes áreas. En la obra Construyendo talento se presentan varios ejemplos. Uno de ellos se denomina Desarrollo de carrera sin especificar el área al ingreso. En este caso, el ingreso de los JP se realiza sin asignación de área; es decir, no se define área de destino al inicio (al momento del ingreso). En una empresa productiva las áreas podrían ser: Ventas, Producción, Logística, Finanzas, Tecnología Informática y Recursos Humanos. Si el programa es de dos años, en este ejemplo, podría asignarse al participante tres meses a cada una de ellas. 

Los tiempos asignados en cada área / función varían según el diseño realizado. No obstante, cualquiera sea el diseño elaborado, la función y tareas asignadas será -también- un aspecto clave. ¿Por qué? Las tareas a realizar deberán ser un camino al desarrollo de competencias. 

En resumen, si bien se busca que el JP despliegue sus conocimientos en la/s tarea/s a realizar, por ejemplo, un cash flow, también será fundamental que -al mismo tiempo- ponga en juego sus competencias con el propósito de afianzarlas e incrementarlas. 

Este doble propósito debe ser considerado al realizar el diseño. Es decir, no alcanza con indicar que el JP tendrá una asignación de dos meses al área de Presupuestos, solo por poner un ejemplo. Se deberá indicar -también- el tipo de tarea/s que se le asignarán en ese período. 

Como en muchas otras cuestiones, el diseño del programa será fundamental para su éxito.



 1 Construyendo talento. Ediciones Granica, Buenos Aires 2016



162 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page